Juegos de Privacidad Sensorial

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

Juegos de  Privacidad Sensorial

Hacer más eróticas y excitantes haciendo que se agudices tus sensaciones alterando tu conciencia sexual es parte de donde tu pueden llevar los juegos de privacidad sensorial.

Esta practica, dentro del BDSM, se consigue fácilmente a través del uso deliberado de algunos objetos básicos como vendas, capuchas, antifaces, tapones para oídos o cualquier otro método que te ayude a privar de algún sentido (Vista, Oído principalmente) a tu pareja de juego aumentando así el potencial de estimulación de vuestros juegos.

Imagínate la sensación de ser tocado, acariciado o incluso spankeado mientras permaneces privado de vista.

Las sensaciones se intensifican y hasta la más simple caricia puede cortar el aliento.

Por otro lado, la incertidumbre de lo que va a pasar es otro elemento de excitación en estos juegos de privación sensorial.

No saber qué es lo que ocurre a tu alrededor, cuando te van a tocar, donde te pueden acariciar… todo son elementos que pueden ayudar a disfrutar de orgasmos más intensos de lo habitual o llegar a un grado de subespace mayor.

 ¿Deseas probarlos?
 quizás te vengan bien algún consejo previo?

 Consejo // 1

Experimenta y negocia.
Como en toda experimentación, asegúrate de que todas las partes han hablado previamente todo lo que se hará o no, y específicamente fija palabras de seguridad y señales que se usaran en caso necesario.
La experimentación es saludable y divertida, pero como en todas las formas de BDSM, todo el mundo tiene que estar al corriente de los riesgos.

Consejo //  2 

Asegúrate que los tapones de oídos le privan realmente de este sentido, que las vendas no dejen de ver sombras o transparencias etc. Etc.
Comprobar de que todo lo que vais a usar para Privar de los Sentidos a tu compañero de juegos os va a brindar el resultado que buscáis.

Haz que el juego sea realmente de privacidad de los sentidos. 

Consejo // 3 

Toma consciencia del espacio.
Si se espera que la persona privada se mueva por la escena mientras está vendada (por ejemplo, siguiendo divertidas y estimulantes órdenes), asegúrate de que se lleva a cabo en ambientes que resulte familiar o que al menos haya podido hacerse una idea de cuantos ‘pasos’ son necesarios para llegar a un objeto o como de lejos está.
En cualquier caso, es importante recordar antes y durante la escena que debemos movernos con precaución.
En contrapartida el sentido del tacto se sentirá más desarrollado por lo que se podrás “navegar” por el espacio con esta ayuda adicional. 
Por otro lado, si es la primera vez que realizas juegos estando con una venda no es necesario una gran cantidad de movimiento, si no acostumbrarse, coger y disfrutar de las sensaciones y no andar preocupándonos por darnos golpes con objetos.

Consejo // 4 

Ve paso a paso.
¿Piensas que eres un tipo duro o una tía cañera?
¿Estás seguro?
Al restringir algunos sentidos el cuerpo se vuelve mucho más sensible.
Si además combinamos la privación sensorial con cualquier juego de sadomasoquismo como spank (fustazos, azotes, latigazos) o cualquier otro tipo de contacto o dolor… puede resultar sobrecogedor,
¡Empieza poco a poco!
Lo que es tolerable y placentero para cada uno durante una sesión normal puede verse intensificado cuando hay privación sensorial involucrada.

Es hora de exprimir esas marcas rojas y esos pelos de punta, saca todo de ello, con cuidado sí, pero explora y disfruta un nuevo nivel de intensidad.

Consejo // 5 

Se creativo. 
La privación sensorial es sencilla y puedes usar muchos elementos comunes para el Sonido como unos cascos con un poco de algodón , unos tapones de natación para el oído son un buen ejemplo, para la visión siempre puedes tener a mano una corbata, una cinta de raso, o una antifaz de dormir como aliados domésticos.
Eso si puedes encontrar en amplio abanico de posibilidades si recures a comercios especializados donde las posibilidades se multiplican con objetos de látex, cuero, camisas de fuerza, sacos de inmovilización o momificación, capuchas y antifaces de muchas formas y materiales.

Es en estos establecimientos especializados donde podréis multiplicar vuestras fantasías y deseos sin dejar de lado el objetivo principal que es la Privatización de los Sentidos.

Y sabre todo al privar algún sentido es necesario y vital que vuestra palabra de SEGURIDAD quede clara e inteligible para ambos y usable sin impedimentos del sentido privado (Vista, Oído etc. etc.)

Y como no consensuar los limites, así como experimentar poco a poco es la mejor decisión para obtener el mayor placer en cualquiera de vuestras practicas y mas en estas de Privacidad Sensorial.

Deja un comentario