Collar de Consideración

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Blog
  • Comentarios de la entrada:1 comentario

Primera Parte:

Collar de Consideración

El primer collar que se ofrece se llama el Collar de la Consideración.

Se da tradicionalmente al principio de una relación potencial.

Puede ser una pulsera, una tobillera, una cadena de cintura, etc.

 A veces la elección está determinada por la situación social del sumiso o por los gustos del Dominante.

La representación tradicional del ‘Collar de la Consideración’ es un collar con algún detalle en azul.collar maximum azul

El Dominante al ofrecer este collar al sumiso expresa su interés en seguir una relación con el sumiso, más allá de un encuentro casual, para una relación de Dominante-sumiso.

Este collar se ofrece con seriedad e intención.

El sumiso al aceptar este collar del Dominante entiende que su relación ha cambiado a una etapa diferente.

La existencia de este collar indica a otro Dominante o sumiso, que el Dominante y el sumiso tienen una relación.

Indica, además, a otros dominantes que deben mantenerse lejos del sumiso.

Se entiende que las relaciones nuevas son frágiles y vulnerables. este collar no indica un compromiso para toda la vida entre Dominante y sumiso.

Después de cierto tiempo, el Dominante o sumiso pueden decidir que la relación no es satisfactoria, en este caso el sumiso debe quitarse el collar y colocarlo en las manos del Dominante personalmente, si se ha intentado varias veces esta entrega y no ha sido posible, sólo entonces el sumiso puede quedarse con el collar.

En otras palabras, el collar es propiedad del Dominante, debe haber sido comprado o hecho por él.

Por eso se debe devolver al Dominante, que es su dueño, el resto de regalos, por supuesto quedarán como propiedad del sumiso. quedarse con el collar, se considera tremendamente irrespetuoso.

 Si un Dominante se acerca “activamente” a un sumiso con collar, se considera una ruptura importante en el protocolo y tal acción puede tener un impacto negativo sobre su reputación.

A las tradiciones de nuestra comunidad se le deben dar el mismo honor, la misma dignidad y el mismo respeto que a cualquier otra.

Los que desvalorizan aquello que es importante para los miembros verdaderos de la comunidad BDSM, han de saber que sus miembros los consideran ajenos a ella o un parásito de ella, sin más.

Si es uno de ellos, quizás debe volver a su mundo donde el honor no existe, la honestidad es imposible de encontrar y la confianza es tan sólo una palabra en el diccionario. 

Deja un comentario